Fiesa 2018 | El Centenario de la Reforma Universitaria, entre la CRES y FIESA
787
post-template-default,single,single-post,postid-787,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

El Centenario de la Reforma Universitaria, entre la CRES y FIESA

El Centenario de la Reforma Universitaria, entre la CRES y FIESA

En junio de 2018, la Argentina conmemorará 100 años de uno de los procesos más significativos para la historia de las universidades latinoamericanas.

Bajo el liderazgo de un puñado de jóvenes estudiantes, la revolución de Córdoba llevaría a la universidad pública a una profunda democratización, terminando con una larga y asfixiante tradición oscurantista.

Entre este grupo de jóvenes revoltosos se encontraba Deodoro Roca, un joven abogado cuyo Manifiesto Liminar (una síntesis emocional del reformismo) alcanzó una verdadera viralización para la época.

En los años posteriores, este documento serviría para despertar la rebelión de estudiantes en toda la región, logrando la incorporación de elementos fundamentales para la configuración de la universidad pública moderna: la extensión de la universidad a otros sectores sociales, el co-gobierno y la libertad de cátedra, son sólo algunos de los logros de los reformistas del 18.

El movimiento trascendería ampliamente las fronteras nacionales, pero también las fronteras de la misma universidad y, con el tiempo, comenzaría a considerarse como un movimiento político y cultural.

Se trataba de una generación entera asumiendo el espíritu de su tiempo y pasando a la acción para forzar la construcción de instituciones que sirvieran realmente para el desarrollo intelectual y social de sus sociedades.

Cien años después, no es difícil comprender que estos reclamos hayan encontrado eco en el gobierno de Hipólito Yrigoyen, el primer presidente elegido a través de la ley Sáenz Peña.

La ley garantizaba el voto secreto prácticamente para todos los ciudadanos varones, dando un paso también significativo para la democratización de nuestras instituciones políticas.

El centenario de la reforma tendrá entonces su celebración más cabal en el lugar donde todo nació. En un trabajo conjunto entre el Gobierno Nacional, el Consejo Interuniversitario Nacional, la Unesco y la Universidad Nacional de Córdoba, se llevará a cabo la Conferencia Regional de Educación Superior, la  CRES 2018. Es la tercera edición de un evento que reunirá a referentes académicos de toda América Latina para re-pensar la misión, el sentido y el futuro de la universidad.

Pero unos meses antes se llevará a cabo otro evento, en la Ciudad de Mendoza, de gran significancia para el sistema universitario argentino. Se trata de la Feria Internacional de Educación Superior, FIESA 2018, un evento que reunirá a cientos de referentes de universidades provenientes de más de 20 países, en un esfuerzo inédito por amplificar la vinculación internacional de la educación superior nacional.

Tal vez poco relevante para muchos, pero para otros la internacionalización de las universidades en pleno siglo XXI responde, al igual que la democratización de las universidades en 1918, a una necesidad estrechamente conectada con las necesidades de una época.

Es que la globalización del conocimiento obliga a las universidades a integrarse en un sistema internacional que no responde a preceptos ideológicos.

Formar sociedades democráticas basadas en el conocimiento significa, en 2018, entender que el conocimiento es global, que la información es global, que los ciudadanos son globales, y que la única manera de aprovechar las oportunidades de este mundo es construyendo puentes para la generación y transferencia de conocimiento hacia el ámbito local.

Los 100 años de la reforma universitaria constituyen una excelente oportunidad para reflexionar sobre la universidad actual y la universidad del futuro. 1918 no debe ser interpretado como el año de la reforma sino como el año en que se inauguró una tradición reformista, que debe ser permanente, porque Argentina tiene mucho trabajo por delante para recuperar la calidad de su educación, y porque el mundo evoluciona mucho más rápido que las instituciones locales y no se ajustará a las inercias introspectivas de la Argentina.

Tanto la FIESA como la CRES deben ser parte de un mismo proceso, que invite a la comunidad académica de toda la región en su conjunto a reformar a la universidad y ajustarla a las necesidades de una época.

 

Fuente: Los Andes